martes, diciembre 29, 2009

Hasta luego.

3
Han pasado ya más de 8 meses desde aquella última vez que nos vimos, desde aquel recital que funcionó como despedida para ambos. Hoy nos volvimos a ver, mejor dicho, nos cruzamos por esas caprichosas casualidades.
¿Nervios? ¡No!
¿No saber qué preguntar? ¡Tampoco!

Créanme que fue una charla amena y hasta divertida. Sin querer (o inconcientemente) caminamos mucho, hablando, contándonos cosas acerca de nuestras vidas, que nos pasó durante todo este tiempo. Recuerdo ese silencio, ese maldito y agradable silencio, ese instante incómodo que ambos supimos resolver con una sonrisa, casi cómplice.
Creía haberme preparado muy bien para este momento. Mis días de terapias, mis borracheras sentimentales, mis llantos solitarios, y mi constante búsqueda de recuerdos habían quedado atras; no fuimos a la misma heladeria ni al mismo bar, es más solo caminamos.

Hace un tiempo creé un blog con un par de amigos con el propósito de contar todo lo que el post-corte deja, esas heridas escritas. Poco a poco lo fui dejando. Mis amigos siguieron con sus Post's, cada día uno mejor que el otro, después de este pequeño, casual "gran" encuentro, prometí revisar cada uno de mis textos, para ver el descenso de ese dolor que se va esfumando junto con tus ojos vidriosos cada vez que la recordaba, o esa voz quebrantada cada vez que la nombraba.

No la acompañé más a su casa, no nos quedamos parados sin saber de que hablar en la puerta de su edificio, no nos prometimos ir a cenar o pasear algun día.
"Hasta luego".
Y aquellas sonrisas (no más) cómplices se desvanecieron.

¡Ah! Por cierto, también hace 8 meses atrás llegaba fin de año, y entre preparativos para un viaje, decidí recordar con una sonrisa el año que estaba por terminar, entre petaca de whiski barato y el juego con el tiempo, encontré mi vieja canción para dejar de lado esas penas.





Todos nos merecemos un buen final...
¡Felíz final de año!

domingo, diciembre 27, 2009

Onomástico

6
Chico: Estoy cansado de este tipo de charlas.
Chica: Si querés puedo no hablarte más.
Chico: O podemos cambiar de tema.
Chica: ¿Ves? Entonces me terminás dando la razón. Querés demostrar que no te afecta cuando en realidad así lo hace.
Chico: No se trata de quien tiene la razón, no es un kiosco de diarios esta conversación. Se trata de que no entendés cual es mi punto y considero que jamás vas a entenderlo con tu personalidad.
Chica: ¿Y como es mi personalidad?
Chico: Fría. Como el malo de Batman… el capitán Frio. Tenés el corazón helado.
Chica: Jajajaja, es que no tengo corazón.
Chico: Yo creo que sí, pero está tan frío que no lo sentís. Así como cuando tu mamá te hizo tu primer arito en la oreja. Te congeló esa zona tanto tiempo que llegaste a no sentirla en lo absoluto.
Chica: Mi mamá no me hizo mi primer arito.
Chico: Ok, pero el que te lo hizo te congeló también el tímpano porque ¡No me estás escuchando!
Chica: No puedo estar más atenta a tus palabras.
Chico: Y yo hacia donde se va moviendo tu boca. Me cuesta apuntar.
Chica: Ya te lo dije, es mejor ahorrar palabras conmigo. Se te nota en el tono de tu voz, tenés un círculo que cerrar.
Chico: Y el dueño de este bar tiene una ventana la cual abrir ¡Esto es un horno!
Chica: Estás exagerando bebe, yo estoy espléndida.
Chico: Porque tu corazón te mantiene a temperatura ambiente. Yo sufro por partida doble. Por un lado tengo un corazón cálido, quizá hasta algunos grados por encima de la media. Y por el otro, me hacés Efecto Fiebre.
Chica: ¿Qué es eso?
Chico: ¿Viste que cuando uno tiene fiebre levanta temperatura pero sin embargo experimenta chuchos de frío? Eso es porque tu cuerpo está tan caliente que hasta el simple contacto con la temperatura ambiente del exterior, mas fría, te hace notar la diferencia. Basta con que tu piel toque el mismo aire.
Chica: ¿Me estás chamullado?
Chico: No, ya te dije que lo nuestro no funcionaría nunca. Sos muy alta para mí. Aparte, según vos, “tengo un círculo el cual cerrar”, excusa que usan las mujeres cuando no se animan a ir de frente y al mismo tiempo sufren de celos e/o inferioridad. Y no me refiero a que te hayan expulsado al número 9 a los 3 minutos del segundo tiempo empatando 0 a 0. ¿Por qué esa necesidad de cerrar un círculo, olvidarnos de la otra persona, no poder nombrarla o citar sus frases como si fuese alguien despreciable que nunca debió haber formado parte de nuestras vidas? Esto no es una novela previa al giro final, cuando las parejas se separan con odio y se desean poca cosa menos que la muerte. Es simplemente un Adiós, bajo circunstancias forzadas pero realistas, mezquinas pero urgentes, hasta egoístas, pero no intencionadas. Si el círculo se cierra, aquellos sentimientos seguirán girando una y otra vez, sin escapatoria alguna, mareando a nuestro corazón y agotando nuestra cabeza. No se trata de forzar un olvido, se trata de que la vida fuerce nuestro siguiente paso.
Chica: Y yo ahora tengo que pensar que todo esto va a aparecer en tu blog mañana… y voy a sentirme una estúpida como todas las mujeres a las que nombrás.
Chico: No, porque de hecho muchas de esas historias no existen, solo busco darle una vuelta de tuerca a la manera de expresar una sensación en forma de relato basándome en alguna frase o situación que haya vivido. Lo que se ve es un tornado creado en mi cabeza, de lo que simplemente fue un pequeño soplido.
Chica: ¿Entonces se supone que esta charla y yo nunca existimos?
Chico: Aaaaalgo así. Por fin nos estamos entendiendo…


Happy Birthday To Me


jueves, diciembre 24, 2009

Silueta Naranja

3
La verdad es que sólo me acuerdo de las cosas que nunca supe de vos.
Cómo te reís o cómo lloras. Cómo es tu cara al despertar; si te levantas con el ojo derecho o izquierdo cerrado. Si te gusta el nesquik o preferís un té.
Me acuerdo de tu ingenuidad pero no de tu inseguridad, sobre todo no tengo la imagen de tus ojos mirándome mientras hablamos.
Lo que más seguro estoy de no recordar es de tu fascinación por los colores, en particular de las imagenes naranjas que asocio con tu silueta.
¿Eran verdes tus ojos marrones?



lunes, diciembre 21, 2009

2:00 A.M.

4

Otra noche con insomnio pese a mis frustrados intentos de cansar mi mente. Solo logré que mi cuerpo sufra lo que ella deseaba tras largos años de sedentarismo amoroso.
Luego de varios paseos de reconocimiento por mi cama, caí en un delgado adormecimiento que, como todas las mañanas, no lograría quitar el paño de mis ojos. Las imágenes no tardaron en aparecer. Imágenes que desde hace varias semanas dejaron el camino de la realidad para desviarse hacia el atajo de mi subconsciente.

Allí estaba yo, parado frente a su casa. Tan lejana como la posibilidad de hacer que todo vuelva a ser como antes. Primero apareció una versión avejentada en años. Rígida pero compasiva, sensible en el fondo como cualquier otra mujer a su edad. Pensé que sería el final del viaje pero, sin darme tiempo para dar la vuelta en seco, me sonrió, como si el tiempo hubiese perdonado mi descuido. Se acercó hacia el jardín de la entrada y me invitó a pasar advirtiéndome que ella se encontraba dentro. Al cruzar ansiosamente la puerta, otra versión se colocó frente a mi, la cual, no tan lejos de merecer mi respeto, obligó a esbozar en mi cara un gesto de preocupación y pedido de compasión al mismo tiempo. No logré quebrar ese portal que existe entre los sueños y la realidad, aquel donde los psicólogos aseguran que podemos re-escribir el guión que se nos ha entregado mientras dormimos. Un libro de “Elige tu propia Aventura” en un espacio-tiempo imposible de situar o cronometrar. Hubiese querido intentar escapar para volver a tomar coraje alguna tarde en la que esa figura se encuentre ausente, pero para mi sorpresa (Capacidad que se me es ajena) una vez más me invitaron a pasar. Esta vez bajo una atenta y amenazadora mirada que solo logré quitar de mi nuca cuando una frase proveniente de esta figura cortó el aire al pasar: “Cuando alguien mas entró en su hogar, es difícil volver el tiempo atrás”. Mis esperanzas se hicieron pedazos. Emprendí la retirada inmediatamente hacia la puerta de salida con pesados pasos hasta que el destino, aquel que marcó a través de los años mi recorrido hacia el desamor, la puso frente a mí. Un esperado escalofrío recorrió mi cuerpo al verla. Estaba como la dejé la última vez, aunque algo diferente había en la quietud de su parada. Más firme y segura. Sus ojos y su sonrisa, más frescos que el frío que debía generarle el apoyo de sus pies sobre el piso de loza. Sin embargo, su pensamiento era tibio, curtido… no impostado. Me sentí frustrado mientras la desesperanza hacía temblar mi discurso. No logré convencerla con argumentos que… no se si realmente quise convencerla. Creo que solo dejé caer mi armadura ante aquella perdida batalla contra mi ego. Una contienda que logró sacarme de mi cama sin aliento.

Quise buscarla para terminar con aquella frecuente pesadilla en la que solía perderla, pero solo pude despertar de este sueño donde añoraba tenerla…

7:45 AM – Lunes otra vez.





sábado, diciembre 19, 2009

Peces de Colores

1
Lo he tenido planeado, es uno de esos planes que guardás celosamente en tu rincón preferido para no olvidar.
Es viernes, el dia laboral ayuda con tu ánimo, esta vez no habrá un llamado deseando suerte; esta vez tendrá que salirme algo bien. Tendré que escabullirme entre las personas. No quiero ser visto.
Llego al lugar, me apresuro a comprar la entrada: “¡Por favor, cualquier lugar!” Salgo tan rápido como si la paranoia de estar siendo visto se apoderara de todo mis actos.
Alguien que a esta altura lo converti en mi complice me avisa que puedo ingresar ya.

Y ahí estamos en medio de tantos afectos en forma de aplausos. Uno de los rincones elegido como mi bunker me ayuda a no ser descubierto, observo todo los números ¡Me gustan! Ese cuadro... Fue genial. Lo disfruto y celebro en silencio. Persigo esa risa, esa interpretación. Hoy me he traicionado quizá, pero valió la pena.
Me tengo que ir, rápido antes que la función termine y en los alborotos de los saludos y abrazos guardados para la salida me descubran.
¿Cómo que te vas?
Y sí.. me voy. Es incomodo el titulo de no-invitado.

Aprovecho la alegría, las sonrisas, los silbidos, de toda la sala para escapar…
Pero ¿A dónde me llevan mis pasos?
¡Momento! La parada del colectivo no está de este lado de la avenida.
Entonces si no elegí ir hacia alli. ¿Que hago con un ramo de flores en mi mano?
Todo mi genial plan se fue a la mierda en pocos minutos, pensé justo después de dejar ese ramo encargado a un destinatario.

Camino, camino, camino…
Me pierdo entre las luces de algunos no tan coquetos autos, hasta decidirme tomar el colectivo de regreso.
El final de mi dia viernes fue un gran mar de recuerdos lleno de peces de colores que esta vez no tuvieron la culpa de nada.



La fille tortue.

0
Ça va sûrement te faire rire, mais à l'âge de 5 ans, quand j'ai appris à parler, je me demandais ce que j'allais faire durant toute ma vie...

Et la première nuit où j'ai rêvé de toi, j'ai decidé de vivre pour toi, toute ma vie. Tous les obstacles qui t'empêcheront d'avancer, je les surmonterai pour toi, quels qu'ils soient, sauf une chose: si c'est contre toi que je dois me battre, alors, comment vais-je faire?


domingo, diciembre 13, 2009

Punto Muerto (Single)

2

Lado A:

Las presiones ejercidas sobre la hoja estuvieron cerca de ser lo suficientemente efectivas para quebrarla. Me detuve como retomando la conciencia luego de un extraño sueño que parecía llevarme al pasado, como fantasmas navideños en aquella novela de Charles Dickens. Al ver la hoja noté que la historia estaba incompleta. Solo había un confuso diálogo entre los dos amantes a medio terminar. El viento pegaba en la ventana y producía un molesto ruido, seguro el culpable de la hipnótica marcación de tiempos que me transportó hacia algún lugar inhóspito dentro de mi cerebro, aquel que abunda en telarañas y cuadros con raspaduras en sus vidrios cubiertos por pañuelos usados.
Ella había vuelto a entrar en mi cabeza. No era otra cosa más que nuestra rutina la que golpeaba en el vidrio recordándome cuanto llegó a molestarme. Reavivé el pensamiento en el que vengo trabajando desde hace ya algunos días pero en esta oportunidad se reveló claramente ante el silencio que me rodeaba.
Lo tenía todo. Tanto que hasta olvidé las ansias por querer tener más. Aunque “Todo” lo fuese poco en esa ilusión provisoria contada en horas, días, meses; creía ser feliz, hasta que dejé de distinguir las mañanas de las noches y las mismas melodías se convirtieron en clichés de mi reproductor. Lo que antes eran mariposas en mi estómago pasaron a ser dolores de panza, los cuales traté de curar con dietas de abrazos y caricias, de sonrisas cómplices y palabras de apoyo. Todo aquello desapareció de mi régimen regular y ella no tardó en advertirlo.
Ahora, luego de haber tomado la decisión que nos separó a ambos, no podía siquiera terminar una hoja. ¿Por qué nos obligamos a terminarla? ¿Quién ha impuesto, sin lugar a discusión abierta, cuál debe ser la duración de un poema? ¿Serán los vanguardistas quienes, amén de ser tildados de destructores de las buenas costumbres en tanto a la escritura, logren con sus particulares nuevas formas de expresión, llegar a las nuevas generaciones? Un leve mareo comienza a asustarme y sin descuidar el lugar que ella ocupa ahora en mi auto-hallazgo psicológico, procuro estar más atento y ser conciso. ¿Es imperdonable para mi ser, el no seguir las reglas de los otros, no disfrutar de los ambientes populares, de las “costumbres sociales”, del sentimiento patriota o necesidad de asociarse al club de barrio? ¿Es la depresión el camino correcto frente a las constantes comparaciones que me dejan mal parado frente a la masa? ¿O es el momento de sincerarse con uno mismo y admitir de una buena vez que no me gusta caminar por la vereda mas transitada? Y entre recuerdos de tardes en su compañía y enseñanzas culinarias el reloj sigue girando frente a mis ojos. Estoy solo en mi casa pudiendo estar con otros en la calle. Pero la soledad no es lo que me rebaja sino la sensación de haber sido hipócrita con mi verdadero yo al tomar aquella decisión. ¿A quién quise engañar? Simulo ser el que quiero ser y ella lo sabía cuando se despidió de mí entre lágrimas que aún hoy están húmedas.
Extraño aquello que yo mismo me opongo a volver a tener. Lo que alejé por mis propios medios bajo mi atenta y fría mirada y tengo miedo a recuperar. Pero extrañarla a ella no es el camino que elegí. Es un peaje que debo pagar.



Lado B:

-Ella: ¿Hola?
-El: Hola ¿Cómo estás? Sos… ¿vos?
-Ella: ¡Sí! ¿Cómo estas, todo bien?
-El: Si, todo bien. ¿Vos? Que raro que…
-Ella: No, te quería decir que leí el blog y me encantó. La verdad, estaba a full y ahora pude bajar dos cambios y leerlo tranquila y nada, me pareció genial. Te quería felicitar.
-El: ¿En serio? ¿Por eso llamabas? Jajaja. ¡Me alegro que te guste, que bueno!
-Ella: Me encanta que le pongan un video a cada texto, en serio. Nada, era eso, te lo tenía que decir. La verdad me pareció excelente.
-El: Bueno, gracias, me sorprende tu llamado. Gracias.
-Ella: Si, ya lo sé.
-El: Bueno ¿Vos todo bien?
-Ella: Si, por suerte, todo bien. Bueno, te mando un beso.
-El: Y yo otro, cuidate mucho.
-Ella: Vos también. ¡Chau!
-El: ¡Chau!

miércoles, diciembre 09, 2009

(Loise Lane)

1

Hola, ¿Qué onda? Vengo del cine... Me gustó la peli: Superman. Vi como que la gente no la entendió bien, yo me acordé de la primera parte. Imaginé cosas que tal vez no las quizo dar a entender el director. Vi a un superman ante unas ganas de ayudar a lo que va mal, él tenía la fuerza de arreglar las cosas, salvar a la gente de problemas, problemas momentáneos pero sin poder ayudar al mundo a dirigirlo hacia una dirección. La gente es buena y tiene fuerza y tiene buenas intenciones pero no sabe adónde ir y ya ni les importa ir a ningún lado y todo es un caos, y Superman ve mas allá de los problemas locales, ayuda en los trenes que se descarilan y hasta gatos que se pueden caer de arboles grandes, pero se siente triste o mas bien solo por ver algo que nadie ve, por no poder compartir ese algo con alguien y por sentir la impotencia de no saber adónde ir y aunque tenga mas dirección que los demás, al final su dirección es como la de todos, simplemente sin ir adonde la media va, observando de lejos y aunque semi involucrado con las actividades sociales, alejado de toda influencia mental o espiritual, y guiado simplemente por los ojos de Loise Lane, que es lo más verdadero que encuentra en la vida, en su vida, una chica a la que amó pero al ir a buscar esa respuesta a esa ausencia mas allá de la carne, una ausencia de un pasado heredado, se va más allá del tiempo soportado por ella, pero no para él, porque para un hombre cuando está dentro de un paréntesis, no existe el tiempo, no existe nada y existe todo al mismo tiempo, cosa que es difícil comprender por alguien que se queda en la tierra enamorada y dolida por la ausencia de aquello que la había hecho llegar a las estrellas; volar y sentir y compartir algo que ningún humano la hizo sentir ni un hombre de la tierra, ni con su avioneta la hizo volar sin necesitar alas... Y este Superman se va y ella no sabe por qué y ¿Por qué no sabe ella? Porque él no supo decir adiós y no dijo nada, no dijo adiós porque no se iba, pero estaba tan confundido o cansado o aturdido que no dijo nada, dejando a la vida dar a entender lo que tendría que ser.
Pero la vida le hizo a Loise Lane entender que él se había ido para siempre y él, al volver y querer encontrarla de la misma manera en que la dejó, ya que el tiempo no paso para él, encuentra una foto de ella con otro, un hombre bueno, el mejor de los terrestres, pero no mejor que él para protegerla y llevarla a volar a las estrellas. Además hay un lazo que complica la escena, un niño, que ante la ética y el amor al bien, lo aleja de la tentación de tenerla y ¿Qué pasa con Superman? Se siente perdido en la soledad, y mas allá, en una soledad que alguna vez sintió la luz de la compañía, una luz que se fue lentamente hasta ir dandose cuenta que no era bueno querer robar a quien se dejaría robar facilmente, rompiendo una unión humana de terrícolas, de seres que comenten errores, que a diferencia del género de Superman, como extraterrestre que es y que no fallaría a su fidelidad eterna, y mas allá del pasado, el origen y el futuro de haberla conocido.
A esta Loise Lane, y que se va volando (Superman) con una sonrisa fingida de paz, que solo él sabe que le duele más que una estaca en el corazón de kriptonita, y se va a buscar el tiempo y no para regresar el tiempo atrás (ya que lo hecho hecho está). En el pasado y en el futuro, lo que se rompe en la tierra, se rompe en el cielo. 
Y no quiere volver el tiempo atrás para encontrarla a ella, libre y sin hijos, y se va volando a la nada, a su origen, donde siempre estuvo solo, con sólo el recuerdo de algo que lo mantenía vivo, una voz que ya no sabe si venía del pasado o del futuro, si de su padre o si de su hijo, o si de él mismo, dónde toda la sabiduría está dentro de él mismo, pero habría de pasar no se sabe cuánto tiempo, y si fuera necesario el tiempo para sanar ese dolor que cada kilómetro de vuelo crecía en dolor  por ese amor que ...Y así termina, un poco como es la vida...


Puntos suspensivos...


como un continuará infinito, como entrar a un círculo y no salir nunca de él, simplemente sentirse de diferente manera, dependiendo en qué punto del círculo se va. Y ahora siento que estoy en un punto del circulo donde Clark anhela a Loise y es mas grande el anhelo que la intriga de su origen o el destino de su cuerpo, pero ella está dolida por alguna cosa mal comprendida, por algun malentendido... porque al querer demostrarle su amor intenso de alguna manera que él pensaba fuincionaría, no funcionó, y ella lo tomó mal, y se alejó y parece que algo está roto, pero no se sabe si en el cielo o en la tierra y por eso la vida sigue y ya sin mostrar lágrimas, sino solamente sin mostrar felicidad o manteniendo las emociones neutrales, como un sábado en casa, solo y sin ganas de salir, ni ganas de entrar simplemente esperando a que sea domingo para esperar el lunes y el martes y miércoles, jueves y viernes y sábado, viviendo en el círculo pero esperando que algo inesperado rompa esa ruta inanimada, algo mágico, como un cuento tuyo en mi oído, como sentir tu aliento en mi cuello cuando siento tu pierna rodarme, cuando siento en la oscuridad del cuarto como te estremeces cuando mis dedos humedecidos por mi saliva giran suavemente alrededor de tu sexo, cuando tu sudor lo absorbe mi cuerpo al sentir el aire fresco que entró por la ventana después de hacerte el amor y el silencio de la noche dice todo lo que se tenía que decir en la vida, donde ya las palabras y el lenguaje no son necesarios por que tan adentro entré que no salí jamas.



martes, diciembre 08, 2009

Comida China

2
Aquel dia habíamos tenido una discusión por teléfono, fue un mediodía rarísimo de esos que a veces el cuerpo presiente y el corazón niega reconocer. Por la tarde/noche volvimos a hablar (Claro, a mi parecer) mas tranquilos, jamás pensé en prepararme para lo que se tenía que venir. Recuerdo haberla llamado estando en el local de comida china, no sabía que llevar, que gustos, no se… del otro lado una voz rara de la persona que hasta ese momento creías conocer te respondia un: “Lo que vos quieras”, tan extraño como aquel bote de basura prendiéndose fuego que encontré al salir del local, el resto de la historia a esta altura es predecible.
¡Como odié en ese momento este tipo de comida! ¡Y, claro! Uno necesita encontrar “algo” para enojarse, podría haber sido un arroz con queso, o fideos con crema ¡Pero no! Fue el peor Chaw Fan que digerí esa noche.
Asi que pasó a formar parte de esa estúpida e innecesaria lista de: “No, porque…”. (Que tan bien, nos hace cuando lo creemos necesario)
Despues de unos meses, he aquí de cómo una noche cualquiera teniendo una visita en casa, me reconcilié con esta comida:

- Pero no se cocinar.. me volvi el mejor amigo del delivery.
- Bueno, pidamos algo
- Ok, dale. ¿Qué pedimos?
- ¡Comida china!
- Ehh, odio la comida china...
- ¿Por qué? Ahh... (Después de mirar mi reacción, y cometer el estúpido error de comentar el porqué)
- Bueno pero a mí me gusta y a vos también... no sé. Dejá que esos malos momentos decidan irse…
- Dale... dale, entonces ¿Qué pedimos?
- ¡Comida china!
- Jajaja ok, pero postre también.


Bonus Track: ¿¡Cómo que conocés a Hugo Blanco!?



miércoles, diciembre 02, 2009

El límite de la lluvia.

2

Los consejos de la profesional terminan convirtiéndose en tarea para el hogar tras reiteradas recaídas. Cuando uno se separa de un ser amándolo silenciosamente, con un corazón casi sordomudo, los valores pasan a cubrir un segundo plano y la búsqueda del clavo mas grande comienza a convertirse en una casería. El problema es cuando no estás en temporada y debés recurrir así al infame directorio de recuerdos.
Abrí anciosamente el celular, con esperanza y sensación de prenda limpia, pero nunca nueva. Inicio, directorio telefónico. Enviás un mensaje. Te das cuenta que es sábado y se está haciendo tarde. Las posibilidades comienzan a parecer desfavorables en tu mente. Apagás el cigarrillo tras quemar tus dedos y decidís enviar otro mensaje a un segundo destinatario. Si ambos son contestados con vibras positivas ya tendrás tiempo para pensar en una forma de quedar bien parado. Después de todo, solo hay un primer puesto en el podio pero no hay un ganador sin un perdedor (El cual tendrá su revancha a su debido tiempo). Media hora transcurre según marca la pantalla de la PC mientras el chat se torna fiel candidato a ser representado por la banda sonora de The Pianist. Uno a uno los contactos desaparecen. No dan aviso, no se desvanecen en mi austeridad, no dejan pistas que puedan ayudarte a no flaquear de la misma manera durante la conversación de la próxima solitaria noche. Solo desaparecen en un parpadeo. Volvés a tomar el celular, el cual siempre se mantuvo a una distancia menor de 50 cms de nuestro campo visual y fue revisado y testeado en su funcionamiento 7 veces en aproximadamente 35 minutos, lo que te da un promedio de 5 minutos entre cada revisión. 5 minutos agotadores, capaces de generar onomatopeyas listas para ser erradicadas a una tira de Mafalda. Nada. El fondo de pantalla sigue en primer plano y no tiene pensado esconderse detrás de un aviso. Caés en la cuenta de que el sueño se apoderó de vos, producto de una irresponsable apreciación de las dimensiones, y ya no sería tan frustrante perder una batalla con la noche. Sabes que al día siguiente te darás cuenta que fue una pésima idea tomar ese celular y marcar los números equivocados.
La luz te despierta. Tomás las llaves de tu casa y aún dormido salís a caminar con la esperanza de cambiar el aire que aún recorre y se fagocita en tus pulmones. Dicen que el sol cura si pasás algunas horas frente a el. Dicen que dicen…


domingo, noviembre 29, 2009

Cierre Diario

1
Desde el inicio de esa inevitable nueva etapa, empezás a recordar, con cierta extrañeza, todas las conversaciones con amigos, familiares o toda persona que haya hablado con uno. Hace unos días le pregunté a una de esas personas que no están siempre, pero que suelen hacerlo en los momentos justos y necesarios, sobre las preguntas que le hacen a uno después de cortar una relación, coincidimos en que quizá, se odian mas esos comentarios que nos hacen, después de que nos pregunten ¿Cortaste?
Como si nada, la peor parte y la que no piensan es lo que tienen que decir después de afirmarlo.

- Si todo termino mal:
“No valia la pena”
“Sos mucho para el/ella”
“No era para vos”
“Es lo mejor. Por algo sucedió”

- Si tan solo se terminó:
“Bueno quizá solo se trate de una confusión”
“No estés mal, ya volverán”
“Pero si estaban bien. ¿Es una joda, no?”

Para pasar a esa tan incómoda pero necesaria: Vos ¿Cómo estás?.... ¡Mal! ¿Cómo se puede estar en ese momento? Solo te acordas de eso, de murmullos de gente hablando a tu alrededor creyendo consolarte, creo que es casi imposible recordar lo que te dijeron en ese momento.
Pasaran los meses y como se sabe en esta situación para que uno esté bien, muchas veces el otro debe estar mal, se esta frente a lo que viene, los días también ayudan, y no se puede evitar ver a la otra persona totalmente en otro camino.

Deberíamos dejar que todo se vaya de una buena vez, pero nos costará, nos dolerá, tendremos días donde nos enojaremos hasta con la lluvia que días atrás solo te traia buenos recuerdos.
Nos costará asumir que solo somos 2 personas desencontrándose y dejando atrás el camino que habían hecho juntos, aunque la otra parte (creas) que esté mejor escuchando al Dj de moda, con su enorme sonrisa olvidando todo; mientras tu bronca se consuele con dosis y sobredosis de autoflagelación.

¡Paráte! Ahoga de una buena vez esas penas en melosas melodías, si querés.
Que en todos tus días dejes ir poco a poco esos suspiros, ver esa pequeña luz en tus propios ojos es posible, siempre y cuando guardes esas (a veces) innecesarias lágrimas.


lunes, noviembre 23, 2009

(Dentro mío) Un lunático canta...

0
Tanta experiencia juntaste y a la hora de volver a repetir la escena no recuerdas siquiera la letra. No es una joven amnesia. Ella tiene cierta elegancia a la hora de llegar tarde a tu propio juego por lo que se te hace difícil recurrir a tu libreta de anotaciones. La misma que está llena de garabatos y notas acerca de cómo no volver a cometer una y otra vez los errores pasados. Sus artilugios no conocen aduana en su red neuronal, la cual conecta con el corazón de manera distante y hasta confusa, sin mapa que pueda mostrarnos el camino o asistencia que esté dispuesta a indicarnos la ruta mas corta. ¿Estará escondida en tantas dudas que genera, la simpleza de su accionar? ¿Bastará con apagar los instrumentos, abrir el vidrio de la cabina y confiarnos en poder planear? Pasé noches frente a una hoja intercambiando palabras para lograr las rimas mas lejanas e intrincadas que jamás se hayan escrito y quizá sea un breve cuento lo que ella esté buscando en este agotado y rendido haragán. No puedo detectar el momento en que robó mi papel en la obra pero cuento los minutos de reojo hasta que llegue el próximo acto mientras recito mis palabras al pie de la letra, quizá dos oraciones permitidas a la improvisación. Quien fuese que haya escrito este libro, sabía de sus planes y los está cumpliendo a la perfección. El mensaje sin respuesta, el solitario tono de mi teléfono al marcar su número, la cobarde invitación, el rechazo dando pie al primerísimo primer plano de mi cara. Una, dos, 3 veces. La vida en sociedad, el miedo; primero en decir presente, las distancias en lo visceral y el tiempo que no pasa. Sobre este último escribí un capítulo entero donde habría una máquina del tiempo, lo infiltraría dentro del libro y plasmaría así en la ficción lo que no puede agilizarse en la realidad. O mejor debería volver a los orígenes, todo lo volví tan analítico como de costumbre. Tan armado de frases hechas que olvidé mirarla a los ojos. Entender que el calor de sus manos podía reconfortar hasta al preso menos dichoso, aquel que es culpable de su silencio y no de sus actos. Secar sus lágrimas con mis manos y dejar de explicarlo todo por un momento. Escucharla. Rendirme ante su juego. Perder por una vez en la vida.





( So lift off love... )

domingo, noviembre 22, 2009

Palo borracho Bonsai.

0

-Él dice:
Estas ahi?
-Ella dice:
Hola. Si, estoy leyendo
-Él dice:
Lees con la pc?
-Ella dice:
No, esta al lado, vos que haces?
-Él dice:
Aca, haciendo tiempo antes del laburo...rehaciendo mi CV
Ayer di un paseo por tu fotolog
-Ella dice:
Y? qué encontraste?
-Él dice:
Recuerdos de ti, no se... me entró un poco de nostalgia
-Ella dice:
Estás con ganas de recordar?
-Él dice:
Si, ultimamente. un poco de todo...no se... viendo tus fotos me entró una sensación rara...
-Ella dice:
Por?
-Él dice:
Me di cuenta de que a nadie quize como te quize a vos
-Ella dice:
Estuvimos mucho tiempo juntos
-Él dice:
Si
-Él dice:
Nunca sentí lo que sentí por vos, qué loco...
-Ella dice:
Y ahora?
-Él dice:
Ahora muy bien, disfrutando a pleno, pero bueno soy un sensibloide (?), es normal tener nostalgia
-Ella dice:
Supongo
-Él dice:
Posta ayer me di cuenta, nunca quize a alguien tanto como a vos
-Ella dice:
Y los arboles? como estan?
-Él dice:
Ohh, los arboles, creo q uno murió, no estoy seguro, uno sé que está hermoso
-Ella dice:
Estaran muy grandes?
-Él dice:
Los está cuidando mati, junto con otras plantas mias
-Ella dice:
No estan en tu casa?
-Él dice:
No, porque quedó el bonsai en la misma maseta
-Ella dice:
Un palo borracho bonsai...
Aca llueve, es un dia horrible, y digamos que no tengo mucho animo tampoco, alla como esta?
-Él dice:
Igual , lluvia
-Ella dice:
Qué hora es?
-Él dice:
Las 19:10
-Ella dice:
A que hora entras?
-Él dice:
Ya
-Ella dice:
Anda
-Él dice:
En 10 bajo
-Ella dice:
Beso
-Él dice:
Bye.

Somos Todos Protagonistas.

0
Hoy seguramente nos adueñamos de un recuerdo, para llevarlo a pasear bajo la lluvia; en los dias grises quiza se potencie mas las ganas de olvidar nuestro dolor, lo que pasó, tomar tu celular jugar con aquel numero que tan bien sabes de memoria aun cuando lo eliminaste y amagar con una sonrisa esa intencion, esa debilidad.
Confundis tus lagrimas con la lluvia, y cada pestaneo es otro momento que se viene a la mente, caminamos por aqui, discutimos en la puerta de este lugar, no paramos de reir en este otro, llegas a la conclusion que te gusta deleitar a tu parte masoquista.
De repente... alli estas!, parado frente a esa gente que corre a refugiarse de la lluvia, tenes la decision pero no es firme, porque sabes que no tenes que hacerlo, que ahora el camino es otro, que ya no habra respuesta del otro lado, y seguis sosteniendo el celular, jugando con tu memoria a equivocarte.
Caminas otra cuadra mas, tratanto de reponerte, de cambiar tu animo, hasta que detenes el tema de esa banda con la cual la conociste y te atreves a llamarla, con la pequeña trampa de saber que no puede recibir llamadas, y te quedas hablando con el contestador, esta vez para no callarte.



sábado, noviembre 21, 2009

Hazlo una y otra vez...

4
Están esos momentos masoquistas que uno tiende a generar cada vez que logra la primera sonrisa post ruptura. No es algo que nos genere arrepentimiento, dista de ser un esquema improvisado y sin embargo seguimos planificando nuestro día bajonero de la semana (sin contar el domingo, donde esa nube de tormenta nos sigue a todos lados como en los dibujos animados).

La bocina del tren no suena como en las películas inglesas de época, sin embargo la estación está retratada en color cepia. Los movimientos son pesados y al llegar por fin a casa, el cuerpo se desploma sobre la cama en primer plano. El piano pasó de moda. Hoy suenan melodías indies desde mi computadora. Un día perfecto. Todo está saliendo como lo proyecté irresponsablemente desde que puse play a esa película la cual no tenía que ver. Amenos no anoche. No este mes, no este… año. La primavera suele endulzarnos el oído pero la bruma aún persiste en la parte trasera de mi cabeza por lo que los sonidos y aromas que la caracterizan, no logran la intensidad necesaria. La melancolía se convierte en resignación. Una fórmula matemática que podría calcular la fecha y horario del próximo recuerdo está inconclusa sobre el escritorio pero no por eso deja de regir durante las tardes.

Nos encanta. Nos entretiene estar tristes una o dos veces a la semana. No podemos simplemente ser felices. Tenemos que morir una o dos veces para sentir que el resto del tiempo vale la pena. Una película, un libro, una canción; siempre hay una canción, un café, una playa ¡Hasta una prenda de vestir! Y es tan difícil decir simplemente 'No'. No la veas, no lo leas, no la escuches; imposible hacerlo en mi caso, no te sientes allí, elige montaña este verano ¡No te pares frente a esa vidriera! Hago todo lo contrario a lo que sé que debería. Pero lo sufro conciente. Lo busqué. Acepté sufrirlo. Hoy logro entender el verdadero significado de la frase “Es un parto”. Duele… y mucho. Pero al final, cuando ese pedazo de uno está fuera… el alivio llega. Tarde o temprano.



martes, noviembre 17, 2009

Elige los momentos que podamos compartir.

0

La habitación se llena de polvo. A veces se me hace difícil aceptar que es el costado negativo de ese gran ventanal que tanto me costó ganar, a travéz del cual puedo ver los atardeceres de mi barrio. Es que por más que mi costado obsesivo no se sienta presionado con la limpieza y lo disfrute, suelo distanciarme de mis obligaciones tentado por el ocio. Ordenar para mi es acomodar y limpiar es vaciar, sacar, y volver a meter… todo. Y allí es cuando suelo encontrarme en medio del desarme estructural/nuclear con los objetos más disímiles que arrastran tanto recuerdos inmemorables como así frustraciones y fragmentos de lo que alguna vez fuí (Y que de alguna forma u otra, no dejo de ser en mayor o menor medida. Como decía Beakman en The Beakman's World , nada desaparece, todo se transforma). Varios fragmentos sueltos para armar la mesa que sostuvo aquel hermoso florero llamado "Equilibrio emocional" durante mucho tiempo.
Un arito que alguna vez encontré tirado bajo mi cama y nunca fue recuperarado bajo el lema de “lo que cae, queda donde cae” (Tan pequeño, tan simple y delicado que pensaba estaría destinado a alguna gorra o campera), un llavero donde dos animales se abrazan y demuestran su amor mientras extrañan unas llaves que jamás volverán a usarse, una foto en mi Facebook (Por si no les quedó claro que cuando yo digo que limpio… “LIMPIO”) que cayó en la papelera bajo la excusa de “estoy muy cambiado, es mejor sacarla”), un chupetín en insólito estado de descomposición, aquel cuadro de base debil con dos fotos que no rendían el honor que se merecía aquel otro sentimiento…
Pero el objeto que más protagonismo tomó en la tarde del sábado (Hermoso e ideal día para hacer una limpieza de cuarto y alma) fue una foto con la cual me topaba con, puedo decir, amena regularidad. Ojo, no peco de orgulloso o superado al decirlo sino que reconozco haber vivido una considerable cantidad de penas y haber superado suficientes raspaduras fisicosentimentales (La palabra “somatización” es visita frecuente en mis oraciones luego de una ruptura) para poder mantener esa imagen a la vista por sobre otros objetos en uno de los cajones mas recurridos de mi cuarto. No fue una carga netamente emocional el motivo del deshecho, sino una cuestión de “no necesidad”. No necesidad de que ocupara espacio en el segundo cajón. No necesidad de que esté ahí. Después de todo pasaron 4 años ya y hay elementos que pierden su esencia con el paso del tiempo aunque se encuentren en perfectas condiciones. No cumplía función. Desde que fuera recuperado en algún antiguo álbum de fotos para mi sorpresa, estuvo allí, inerte. Solo una noche a su pesar, la primera, la del impacto superficial. Recuerdos del momento. Pero fue una noche. Luego se convirtió en un papel que permaneció allí por varios meses esperando que llegue el momento de decir: “¿Y esto para que lo uso?” Para nada.
Un doblés, dos, no puedo romperla con la mano, desdoblo una vez y ahora sí, directo al tacho. Sin pensarlo dos veces. Era el momento, ni antes ni después. No basta con cerrar una puerta. Hay que olvidarse el camino que te lleva a ella.




Volvió Victoria...

lunes, noviembre 16, 2009

Del otro lado (Del Mundo)

0
Texto re enviado por una amiga haciendote recordar como disfrutabas algunos de tus rincones preferidos de esta ciudad:

Una sonrisa se ha despedido de este infierno.
Sospecho de esta nueva visita.
Mientras las narices respiran los caprichos de la debilidad;
las sombras, amigas de la noche, preparan las valijas para otro recorrido por el mundo, no tan (siempre) especial pero si espacial.
Apareció esta sombra nueva pero su historia pertenece a sus terribles ganas de sentir dolor.
Y nosotros siempre terminamos mirando el amanecer con ojos en busca de amor
Las ganas son extranjeras que nunca duermen
Los errores son lamentos que siempre vuelven.




domingo, noviembre 15, 2009

She loves me not.

1

- ¿Alguna vez te enamoraste de alguien y esa persona… ese amor…?
- ¿…Fue no correspondido?
- Claro. No me salía la oración aunque es una frase típica de cualquier novela.
- No, creo que no. Si, pará. Si. ¿Te acordás de esta chica que estaba por casarse, cuando yo trabajaba en la oficina?.
- Seee… ("Sí" con “e” en lugar de la “i” = No tengo idea, pero mientras me contás, hago memoria)
- Bueno, yo estaba enamoradísimo de ella. ¿Te acordás del viaje que hice para verla?
- Si. Te pregunto porque es algo que siempre pienso. A mí nunca me pasó. Bueno vos conocés mis historias. Nunca sentí esa angustia de no tener a mi lado a esa persona que viéndola caminar frente a mi es amada en silencio. ¿Será por eso que nunca nadie terminó una relación conmigo sino que siempre soy yo el que las finaliza primero?

¿… será por eso? No, definitivamente no. Pero que todos los ladrillos hacen a la casa, seguro.
¿Que sería de mi ego teniendo que convivir varias horas al día en el mismo ambiente con esa persona a la que amo pero no me corresponde? ¿Hubiese temido que alguna de mis parejas se aleje de mí? ¿Las hubiese valorado más recurriendo en mi memoria a la sensación de angustia por quizá no haberlas podido tener? ¿Me hubiese separado de ellas?
¿Qué sería de mi ego si hoy me enamoro de alguien que no me corresponde en su amor? Pordría caminar por una calle de microcentro a las 17 horas un lunes lluvioso mientras el aceitado ritmo de apertura de paraguas no logra sacar siquiera una sonrisa a los ejecutivos con sus largos y oscuros pilotos. Detenerme en el medio de mi marcha, mirar al cielo y confundir una gota de lluvia con una lágrima como reflejo de esa futura enseñanza divina. Las nubes abiertas solo ante mi vista y una frase que desde el cielo ora: Haz aprendido, hijo mío, una valiosa lección. Ahora que eres más sabio y sensible, ve y comparte tu amor con la mujer indicada.
Sí, ya quisiera que ese dolor devenga en enseñanzas mas claras y concretas pero no. No soy así. Por más que se caiga el muro de Berlín ante mis pies, las Alemanias van a seguir siendo dos en mi cabeza. De los errores se aprende. Pero amar no es un error. Y no ser amado tampoco. ¿Alguna vez me enamoraré de alguien que no sienta lo mismo por mi? No mientras siga enamorado de una ilusión de lo que es el amor y no de una persona a quien amar.

sábado, noviembre 14, 2009

Amnesia y Analgésicos.

0
¿Odiarse por no saber como arrancar? ¿Sumar mas días a terapia?
Después de una ducha como excusa para esconder tus lagrimas, la dolorosa parte de preguntarnos: ¿Quién soy? ¿Dónde estoy?

Como si una total amnesia se hubiese apoderado de nosotros, estar desconectado de nuestro pasado (aun después de unos meses) reciente.

Ya no se camina… se flota en el aire
No se intenta hablar… nos conformamos con el intento de balbucear
La alimentación a base de tes saborizados
El delivery.. se vuelve el mejor amigo de nuestro hambre
Y esa estúpida necesidad de cambiar los muebles de lugar, como si el 2 ambientes fuese una mansión y saber q solo se trata de q uno en este tiempo se vuelve mas pequeño ante el minimo espacio.

Un dia amaneces con el optimismo a flor de piel, respiras alegría, miras para arriba de los hombros de los demás. ¡Cuidado! Puede ser una trampa, y las tardes del domingo te lo hacen saber.
En el amor en su primera parte, ninguno de los 2 es uno mas del monton, sino alguien q distinguimos del resto, por eso volver a formar parte de ese monton, nos va a costar dinero en terapias ("Ja!" Diría tu parte material) y días de saber hallarse (tu parte espiritual).

No habrá nunca un tiempo cronológico para lo q todos se encargan de llamar “duelo”.
Cada uno de los protagonistas lo atravesará a su manera; mientras tanto la euforia y la depresión se mezclaran o se turnaran para estar justo en esa línea, que divide ese pasado que debemos desprendernos y ese futuro incierto q nos espera.

Mientras tanto dejaremos pasar las semanas, que las fiestas se adueñen y se encarguen de cubrir todo hasta las mañanas del domingo.


Es sábado y el mensaje se volvió pop.


viernes, noviembre 13, 2009

La culpa de todo la tienen los peces de colores.

0
No sabría confirmar si fue el reflejo del agua lo que me hizo abrir los ojos o penosamente deba reconocer que fue tan solo el miedo a ahogarme.
Agudicé tanto mi mirada tratando de pasar inadvertido entre aquellas ideas que cruzaban por mi mente que volví a cerrar mis pestañas y olvidé así donde encontrarte.
De pronto la orilla dejó de ser una realidad para convertirse en tan solo un recuerdo y el peso de mi cuerpo, lejos de estar de mi lado, comenzó a volverse mi enemigo más temido. La línea que mantiene respirando las vivencias humanas estaba por encima de toda posible reacción cuando sin llegar todavía a sentir el frío en mis brazos vi que aún no te habías hundido. Flotabas calma, como una sirena rodeada de decenas de peces que nadaban entre tu holgada ropa. Yo no quería salvarte. Solo quería dejar de escribir tu historia. Guardar en mi mente el recuerdo de aquella imagen antes de que el agua llene por completo mis pulmones y morir así pensando que todo fue un sueño. Dejé entonces de agitar mis brazos y aletear con mis piernas. Dejé que se hunda para siempre esa culpa que me condena. Pensé por última vez un verso que rime con la firme piel de tus hombros y lo escribí en el fondo del mar sobre un jardín que hoy alberga a tus peces. Juguetes indecisos que los niños miran con asombro desde el muelle que un día supo soportar otras brisas. No fue el peso de mi cuerpo lo que adelantó mi partida. Fueron aquellos peces de colores que me dijeron que volverías a ser mía.



jueves, noviembre 12, 2009

División de bienes (Primera parte)

0
Las 5 primeras acciones q me tocaron:

1. El salero, si! Saborizar todo con sal, asi nuestra presión pida auxilio!
2. Desarmar las empanadas, para separar la cebolla de la carne
3. Confundir fácilmente a los Gallaghers, este es Liam ¿No? Ah no es Noel, ¿No?
4. Los realitys de mtv (¿¡The Hills!?) ¿¡Con qué necesidad habia q verlo, sin saber de que trataba!?
5. Y tomar esa pequeña dosis de gancia como aperitivo favorito.


La rutina también enseña a extrañar.

viernes, octubre 30, 2009

Viernes + Frutilla + Pank..!

2
Te has levantado mas temprano de lo normal, no se trata de culpar solo al clima, todos sabemos que los recuerdos aun estan y de repente vuelven (¡Y con su propio peso!)

Das vuelta en la cama, al depto, hasta que el click del hambre hace su efecto. Licuado de frutilla...

Pero antes necesitamos levantar el animo, asi que tengamos un tracklist digno de un viernes. Pongamos pankkk!
Levantemos la cabeza, juntando toda la bronca que podes tener y tengamos pank!

Ahora . . . todo bien, pero... entre random suena un tema q decis: "Nooo... ¿Por qué habla de eso?" Y sonreis, ya no importa total tenemos licuado de frutilla


Reproductor:
[normA] enamorado:


video

Ella no es...

0
Agosto 2006 – Agosto 2009 : Guillermo, primera relación seria y complicada, entre celos de parte de el, y mucha onda de parte de ella, casi convivencia, recitales compartidos, viajes y un final prematuro doloroso, describe y repite con mucha tristeza que fue muy importante, nunca mas quisieron saber de ella.. ¡Ja! dijo Josefina sobre Guillermo: “Mi verdadera primera vez”

Enero 2005 - Noviembre 2005 : Matias, dijo Josefina: “¡Tipo histerico si los hay! ¿Cuánto duré? Dios aun no lo puedo creer quizá sea por los buenos ratos q me hacia pasar cuando cobraba, Jeje, pobre .. ¡Saludos donde estes! Hijo de puta, me puso los cuernos tamaño pasando el cielo, ¡Forro!”

Abril 2003 - Setiembre 2004 : Tomás, cuando lo recuerda sonrie sarcásticamente culpa a los amigos, y a los padres nunca les cayo bien. El pobre chico era tan influenciable que terminó dejandola.


Desde aquella primera vez hasta enero 2003 pasaron travesuras de adolescente entre besos y alcohol.. nada del otro mundo, (Siempre y cuando no encuentre la interminable lista de chicos/picos dulces q tiene en la caja de recuerdos)

Puntos a favor: Ve pelis de cualquier genero pero si le das a elegir las comicas van en primer lugar, siempre esta con una sonrisa, una vez en confianza le gusta andar en bolas (Vale aclarar q a parejas se refiere) y le gustan los sabores raros de helados. Compañera, complice ¡Hija de puta! Lleva su propia musica.

Puntos en contra: Dice ser no celosa, pero cuando tiene que serlo explota! Hija de puta muy hija de puta. Ronca, cocina muy mal, y le rompe las bolas el desorden.

Estudios: Egresada de la escuela: “Hacer que te amen no es difícil siempre y cuando no te hagas olvidar rapido”

Talleres cursados:
- De cómo calentarte y decirte después q estoy indispuesta”
- No soy celosa, pero no salgas con tu mejor amigo, no se.. me da mala espina”

Signo: no cree en eso, pero el horóscopo es lo primero q se fija en un diario.

Nombre: Josefina